CON CABRERA, SIPAN VOLVIÓ A SER UNA OPCIÓN

iphone170713 044

Hace mucho que no iba a Sipán de la calle Paraguay y un mensaje del cocinero Manuel Cabrera, comentándome que ahora estaba trabajando ahí , hizo que me provocara ir. Y les cuento por qué: Manuel Cabrera era el chef a cargo de la cocina en lo que, en su momento y para mí, fue la mejor y única Sanguchería peruana en Buenos Aires. Para los que no lo saben, los sánguches en Lima son considerados casi un plato por lo deliciosos y elaborados que son.

Lamentablemente, Manuel tuvo un accidente laboral y para desgracia de todos los que disfrutábamos de su comida, lo desvincularon de Perú Express.  Sin Manuel, Perú Express terminó cerrando, porque es así. Un restaurante no funciona porque es lindo, porque tiene onda o porque los mozos son atentos. Es un conjunto de todo eso pero fundamentalmente es por la calidad de la comida.

Ayer por la noche fuimos a Sipán y puedo asegurar que todo lo que comimos fue espectacular.

Paso a mostrarles lo que disfrutamos.

De cortesía, nos recibieron con un Wantán con salsa tamarindo.  Un Wantán delicioso con su salsa agridulce como nos gusta a los peruanos.

iphone170713 035

Una Cucharita con Tiradito Tiracuyá. Láminas de salmón rosado, bañados con miel de maracuyá muy interesante y coronado con masa Philo. Para pedir ese plato la próxima visita.

iphone170713 036

Unos Rolls Sipán, relleno de langostinos furai como protagonista y acompañado por tartare marino, queso y cubierto por láminas de palta bañadas en salsa tare.

iphone170713 037

Pulpo al Olivo servido en cucharas. Delicioso!!!

iphone170713 038

Tiradito Mi Perú. Tiradito de Lenguado con una salsa de ají amarillo muy delicada y acompañado de camotes glaceados.

iphone170713 039

Conchitas de Pulpo a la Parmesana. Un plato impactante con sabores que eran un festival en la boca.

iphone170713 040

Una espectacular causa rellena de pollo, salmón ahumado y palta. Coronado con hojuelas de camote frito.

iphone170713 041

Infaltable, el Picante de Langostinos servido en unas ollitas muy lindas y acompañado del clásico arroz blanco.

iphone170713 042

Y para terminar todo este banquete delicioso, nos ofrecieron una Mousse de tres chocolates al Pisco. Un postre muy delicado e ideal para calmar la boca de los picantes y sabores importantes de cada plato.

iphone170713 043

Eso sí, me gustaría un día poder pedir el famoso Chessecake de Maracuyá  o el Suspiro Limeño, que solo Manuel sabe hacer tan bien.

Sin dudas,  voy a volver pronto!!

SIPAN Cocina Peruana
Paraguay 624 Retiro
Tel: 4315-0763

TIRADITO A LA GALLEGA

Pretender cocinar algo que uno no conoce ya es complicado, pero animarse a publicar una receta típica de un país sin tomarse la molestia de obtener un poco de información, aunque sea googleando, es un atrevimiento.

Pero ya estamos acostumbrados a que Martiniano Molina nos sorprenda, cada tanto, con este tipo de audacias. No sólo irrespeta a la comida peruana, lo mismo hace con la mexicana o la española, nadie se salva.

Debo reconocer que, para mi gusto, las recetas que publica Molina todos los domingos, en la revista del diario La Nación (de Buenos Aires), son bastante  aburridas y poco tentadoras. Desde un principio me pareció extraña esta circunstancia, viniendo de un cocinero con algo de renombre en la Argentina pero, como suele suceder a veces, el marketing y la apariencia física, para la televisión, se imponen sobre los verdaderos talentos.

En esta oportunidad, salió publicada entre sus recetas domingueras, en la revista del diario La Nación del día 13 de febrero de 2011, la de un “Tiradito de Besugo” que más parecía un pulpo a la gallega. ¿Creerá este señor que la comida sólo se trata de colores? ¿Pensará que nadie se va a dar cuenta si en lugar de usar rocoto, que en Buenos Aires no es tan fácil de conseguir, da lo mismo usar cualquier otro producto de color rojo, como el pimentón molido, creyendo que nadie lo va a notar?

Igual, les diría que no estoy tan segura de que esta receta, como muchas otras publicadas en la revista del diario La Nación o como los artículos publicados en su blog, sean de su autoría y no de algún colaborador, ya que lo he escuchado decir en reportajes televisivos, que él no vive en la ciudad porque se contamina, que vive con su familia en las afueras, alejado de todo, en contacto con la naturaleza, que no tiene idea de lo que es una computadora, ni  internet y menos de lo que es el buscador de Google.  Es decir, una persona que vive tan alejada del mundo real y se jacta de no usar internet para conectarse y actualizarse, y que tampoco viaja demasiado, queda claro que no tiene cómo saber qué cosa es un tiradito peruano.

El contraste se vuelve más nítido cuando se comparan sus propuestas con las de  gente que realmente se toma el trabajo de investigar, probar y recién después publicar. Todo un tiempo invertido que Molina parece no estar dispuesto a entregar.

Y si no es Molina quien hace las recetas, sino algún asistente al que le delega los deberes, tendría que por lo menos recomendarle que se informe un poco más al publicar recetas de los distintos países, porque lo único que hacen es confundir y desinformar al público que consume dicho segmento, sin mencionar lo mal parado que lo dejan.

Y suponiendo que Molina o su asistente tienen ganas de hacer sus propias versiones del  tiradito, cosa que es totalmente válida, deben aclarar que se trata de una receta propia y distinta, en base a dicho plato típico. Al menos, así pienso yo.

http://www.lanacion.com.ar/1349527-tiradito-de-besugo

LA DOCEAVA ESTÁ PARA JUGAR EN LA SELECCIÓN 5.

Una tarde, a la hora del almuerzo, mi hermano Pablo nos propuso ir a picar algo. Obviamente accedimos, sin saber a dónde iríamos.

En el camino nos comentó  el nombre del lugar, La Doceava. Nunca antes lo había oído mencionar,  pero me fui dando cuenta que quedaba por donde estos últimos años se han ido instalado varias cebicherías, algunas que tuvieron mucho éxito pero que, lamentablemente, al bajar la calidad fueron perdiendo a su público, como una Isla que quedó Escondida. Y es que el público es fiel, pero a la buena comida.

Cuando llegamos al lugar me pareció pintoresco ya desde afuera.  Eran unas mesitas con toldos, todo impecablemente puesto en lo que vendría a ser la vereda, pero una vereda alfombrada con grass artificial color verde.

Una atención esmerada desde el momento de estacionar el carro hasta el momento de retirarse.

Me comentaron que comenzó siendo sólo en un garaje y poco a poco fue creciendo, hasta tener prácticamente dos locales juntos y obligar a cerrar un local de al lado por acaparar toda la clientela de la zona. A las chicas tengo contarles que hasta el baño de este lugar se puede visitar con confianza, muy cómodo y reluciente. Algo importante para las mujeres y en el que, normalmente en este tipo de restaurantes, tenemos las peores experiencias por diminutos, sucios y/o incómodos. No fue el caso.

Pude tomarme un excelente Pisco Sour, un Coca Sour y además probé el famoso Chilcano, tan de moda por estos días. Y ahora a la comida, que es lo importante en este Blog. Este, como muchos otros, fue un almuerzo ligero porque todas las noches salíamos también a cenar y había que dejar capacidad como para poder disfrutar ambas comidas, sin grandes atracones.

Solo fueron tres platos, pero ¡Qué platos!

 Comenzamos con un Piqueo Submarino, sin dudas, una de las cosas más ricas que he probado en mi vida. Una Causa rellena bañada en salsa de ají amarillo, Pulpo al Olivo, Cebiche Clásico y Tiradito. Las fotos hablan por sí solas  y también muestran que no dejamos ni una sola gota en las conchas que vaciamos, a punta de cucharas, todos los juguitos que tenían.

Enseguida vinieron Los Cuatro Cebiches que fue la gloria. Auténticos cebiches con sabores de siempre, incluido el de conchas negras, sabores que estoy buscando últimamente y con pena noto que se están perdiendo frente a tantas fusiones y alborotos. Pero este tema ya fué debidamente tratado en otro post.

Finalmente aparecieron unas Conchitas a la Parmesana de lujo, donde hasta el adorno, que eran unos hilos de camote fritos, eran un manjar.

¿Qué les puedo decir de La Doceava? Fue el gran descubrimiento y se lleva, lejos, el título de Restaurante Revelación de mi temporada en Lima 2010.

¡Que grande La Doceava!

LA DOCEAVA
Jr. San Ambrosio 401
Barranco
Lima

PUNTO AZUL…en su punto justo. 2

Si hay un lugar que nunca me falla, es Punto Azul de la Av. Benavides, aclaro el local porque sé que hay varios locales y varían mucho de uno a otro.

Ubicado justo enfrente de lo que antiguamente era El Rancho, famoso en los años 80s por tener los mejores pollos, papas y ensaladas de Lima, además de un centro de esparcimiento donde se celebraban los cumpleaños infantiles del momento y que lamento profundamente  haya tenido que cerrar sus puertas.

Este restaurante, Punto Azul, es uno de esos lugares donde uno sabe que va a salir satisfecho, ideal para cumplir antojos al momento.  El lugar está decorado como las típicas cebicherías, con motivos marinos y mesas sencillas, pero la atención es casi inmediata y de manera cortés.

Una carta variada y con la mayoría de los clásicos, sin tantas improvisaciones o experimentos que ya están colmando mi paciencia.

Increíblemente, volvió a surgir el mismo problema desde que pisé Lima y es que por alguna razón no lograba tomarme un buen Pisco Sour. Acá, resulta que el local no está autorizado para vender bebidas de cóctel, por ende, pisco no podía ser. “Tráeme una chelita, pués”.

Era un almuerzo que tenía que ser rápido y a la vez satisfacer mis primeros antojos, así que pedimos un Trío de Causas, que traía una de huacatay con langostinos, otra de rocoto con cangrejo y  una clásica con atún.

Luego, como si no hubiera sido suficiente, una Causa de Langostinos, moldeada con formas marinas, como suelen decorarlas en Punto Azul. Exquisita!

Sigue leyendo

BARDOT loisir, EL RESTÓ PERUANO CON MAS GLAMOUR EN BUENOS AIRES

img_0029b

Al entrar la decoración sorprende por lo glamorosa y la imagen de la espectacular Brigitte Bardot aparece como dando la bienvenida, BARDOT loisir es un restó peruano que invita a entrar y quedarse. El chef peruano Marco Espinoza y Edmundo Hiriart, supieron como fusionar bien la estética y el buen gusto en este lugar.

img_0012b1

El día 18 de Noviembre tuve la oportunidad de disfrutar de un buffet degustación que comenzó con el clásico Pisco Sour y otros tragos muy originales elaborados con chicha morada y Ginger Ale. Luego vinieron unos sabrosos y delicados canapés de paté de ave con salsa de sauco. En la mesa del buffet se presentó una variedad de platos como Causas, Ceviche Clásico, Tiradito de Salmón , Tiradito Nikkei con leche de coco, Arroz con Pato, Risotto de Quinua con Langostinos, Bondiola  confitada con Batata (camote) y de postre Suspiro Limeño.

img_0027bimg_0030b

Como en todas las oportunidades que pude disfrutar las preparaciones de Marco Espinoza, tanto en la Embajada, como en Moche, en Ceviche y en Maipo Cocina, sólo me queda decir que absolutamente todo fue de un increíble y delicioso sabor peruano.

Sigue leyendo

TRES MÁS DE UTILÍSIMA

Agradezco los comentarios que me llegan cuando ven algún disparate gastronómico, generado por impunes cocineros mediáticos, que son casi siempre de comida peruana porque, obviamente, es donde tengo más conocidos. En esta oportunidad una amiga me escribió sobre el post del 21 de abril “Utilísima para atrás: Cocina Fácil pero mala información”, advirtiéndome que no sólo habían dado esa receta distorsionada de Causa Limeña en el programa Cocina Fácil, sino que en otro de los programas llamado Escuela de Cocina, también habrían dado otra receta de Causa Limeña llena de errores.

Traté de buscar el programa que me comentó ella, para ver esa receta yo misma, ya que estos programas los repiten siempre. No logré encontrar el programa de la Causa Limeña, pero si pude ver una receta de Cebiche Peruano que me dejó tan impactada, como a ella la receta de la causa.

Sigue leyendo