PUBLICISTAS IMPUNES

No sólo hay cocineros impunes, últimamente he comprobado que también hay publicistas impunes, que te venden cualquier cosa. Nos vamos a ocupar solamente del rubro alimentos, que es lo que aquí nos interesa y donde hay unas cuantas publicidades que merecen ser comentadas.

La primera a la que me voy a referir es una sobre tortas de caja que pasan en Argentina. Aunque uno no tiene muy claro qué contiene ese polvo mágico,  solo se necesita agregar algo de líquido y, luego de un tiempo en el horno, se obtiene una “torta perfecta”. Eso no sería lo más grave de todo, porque estos productos pueden sacar de apuro a adolescentes golosos, sino que la publicidad de dicha torta instantánea muestra a un pequeño niño muy contento y sobre todo, orgulloso, porque su mamá le demuestra lo mucho que lo quiere invirtiendo 5 minutos de su vida en mezclar ese polvo con agua para hacerle creer que le preparó una torta.  Ese niño, algún día, se dará cuenta que su mamá nunca le hizo una torta de verdad y que sólo mezclaba polvos instantáneos. Mientras tanto, crecerá con un paladar atrofiado por el gusto de esa caja, como si fuera lo más rico que existe y, seguramente, si llega a probar una torta realizada con ingredientes reales, quien sabe si no los reconoce y prefiere el artificial. Hay mucha gente que recién de adulta se da cuenta que muchos postres y sabores que creía conocer, no eran más que productos sintéticos, con “sabor a” y “textura de”.  Los peruanos tenemos un ejemplo muy claro de esto y me refiero al sabor de la lúcuma artificial, con el que crecimos varias generaciones, presente sobre todo en los helados D’onofrio. Cuando aparecieron los helados Alfa, hechos con lúcuma de verdad, costó un tiempo reconocerlo como el sabor real de la lúcuma.

Otras publicidades que se han puesto de moda últimamente y que son realmente un papelón para los chefs y cocineros, son las que ofrecen cubitos de caldo, mayonesas y quesitos que le “dan sabor” a las comidas, convirtiéndolas en platos gourmet.

– Primero, como no podía ser de otra manera, apareció Martiniano Molina en las casas de las amas de casa solucionándoles el problema de las comidas con solo un toque de queso crema para hacerlas más livianas.

– Después, el reconocido chef Pablo Massey hizo lo propio hace un tiempo, proponiendo el siguiente menú “gourmet” para Mc Donalds:

McNífica con Parmesano y Salsa de Rúcula: Una deliciosa hamburguesa con tomate, mix de vegetales, queso parmesano, una sabrosa salsa con rúcula y pan tipo casero.

McNuggets con Salsas Orientales: McNuggets de pechuga de pollo acompañados por 3 deliciosas salsas Orientales: Curry suave, Eneldo y Almendras y Shoyo con Sésamo.

Papas Rústicas: Recién preparadas, deliciosas y crocantes.

Crumble de Manzana y Arándanos: Un postre de manzana y arándanos acompañado por un suave helado de crema, y todo cubierto con un delicioso topping de chocolate y nueces trozadas.   

Massey seguramente propuso el menú, pero no está él en las cocinas supervisando lo que se vende, que además no tiene nada que ver con las imágenes de la publicidad. Al final es su nombre el que está en juego.

-El chef Ariel Rodríguez Palacios dice que no es necesario hacer platos elaborados pues con solo agregar un cubito de caldo ya es suficiente para lograr platos espectaculares.

-Ahora, hace poco, la vi a Narda Lepes, con Julián Weich,  promocionando una mayonesa de frasco por sobre la natural y casera.

Está claro que ellos no se lo creen ni lo consumen,  pero en el caso de Massey y Lepes las ofertas deben haber sido muy jugosas para caer en la tentación de promocionar semejantes productos, desilusionando a la gente que los admira por sus trabajos y la confianza que dan sus elaboraciones serias a las que nos tienen acostumbrados. Sigue leyendo

Anuncios

¿POR QUÉ NO ALCANZA CON EL SABOR REAL?

Resistiendo a los sabores artificiales.

¿No les pasa que a veces comen algo y no tiene sabor a nada? A mi me pasa y bastante seguido.

Por ejemplo, desde hace buen tiempo venía quejándome de las mermeladas que compraba en el supermercado. Pensé que podría ser que no conocía las marcas locales y entonces fue que comencé a probar marca por marca, una por una, a ver si encontraba alguna que tuviera el sabor de la fruta que supuestamente era la base de dicha mermelada. Todas las marcas y todos los sabores, incluidas importadas y nacionales. De todas las que probé solo un par tenían el sabor que ofrecían, y digo el sabor refiriéndome al sabor natural obviamente, no al sabor de una esencia, unas de mora y arándanos (argentinas) y otra de piña con mango (francesa). Tanto me agotó la búsqueda sin resultados que hace ya un tiempo las mermeladas me las hago yo misma en casa.

kktia-234

Cuando recién vine a Buenos Aires me recibieron en casa de mis suegros, en Ramos Mejía, con facturas (pasteles dulces que se elaboran en Argentina). En ese momento mi suegra las había comprado en una panadería que ahora no está más. Me resultaron muy ricas y novedosas ya que en Lima no se veía ese tipo de panadería. Luego fui probando las facturas de distintos lugares y me di cuenta que todas tenían el mismo sabor pero diferente forma. Algo similar me pasa con las masitas secas (galletitas de distintas formas) y las frescas (pastelitos con cremas). Y así probé y probé facturas que ya no tenían la gracia de la primera vez. Son pocos los lugares donde realmente las facturas y las medialunas, tanto de grasa (manteca) como de manteca (mantequilla) son realmente deliciosas. Porque eso sí, si las hacen bien son realmente exquisitas y puedes terminar con una hermosa cintura de huevo muy fácilmente.

Sin duda mis mejores recuerdos de medialunas son las de la Confitería Boston, en la Ciudad de Mar del Plata (ciudad balnearia situada 400 kms al Sur de Buenos Aires), te puedes comer varias docenas y no darte cuenta de lo que estás haciendo.

kktia-052b1kktia-055b

Sigue leyendo