FIESTA CON SABOR NORTEÑO 12.

La última noche que pasamos en Lima, elegimos el restaurante  FIESTA, nada mejor que despedirnos con los sabores intensos de Chiclayo, ciudad ubicada a 770 km al Noroeste de Lima, reconocida por sus hermosas playas y según dicen, los mejores platos del Norte.

La comida norteña es muy reconocida pero casi siempre hay que viajar para poder saborear estos platos como corresponde. Afortunadamente, ahora podemos encontrarlos en este lugar, que ofrece maravillas elaboradas con ingredientes como el culantro, el zapallo loche, el ají y el limón, traídos diariamente de Chiclayo.  Esto hace que cada plato logre mantener su tradición y sabores intactos.

Éramos unos cuantos y optamos por pedir platos bastante clásicos, como para poder probar la amplia variedad que ofrece la comida del Norte.

Cabe recalcar la pulcritud de este restaurante, desde la atención al llegar, el salón, las mesas impecablemente puestas y la presentación de cada plato, sumado a la esmerada atención de los mozos.

De cortesía nos ofrecieron unas Cucharitas con Cebiche. El picante fue marcado pero justo y el pescado de un sabor muy delicado.

Luego pedimos las famosas Tortitas de Choclo, famosas por su suavidad y crocante a la vez, haciendo confundir el sabor del choclo con el de una yuca extremadamente cremosa.

Infaltable el Chinguirito, plato de tradición norteña, elaborado con Pez Guitarra salado,  secado al sol y luego deshilachado, para finalmente elaborar el cebiche con limón y leche de tigre.

Acompañamos con una clásica Tortilla de Raya, que nunca había probado y que me pareció de un sabor bastante intenso pero sabroso.

Adicta a este plato, no podía faltar el Trío de Causas con pescado, langostinos y pulpo.

Otro plato que nunca puede faltar son las Conchitas a la Parmesana, enormes y deliciosas.

Sigue leyendo

Anuncios

PICAS PERO NO TANTO . 1

La noche que llegamos de Buenos Aires a Lima, también llegaban mi hermano y mi cuñada del norte, entonces quedamos en encontrarnos con ellos y con mi mamá en el aeropuerto, dejar las maletas en la casa y salir a comer algo rico.

La verdad es que la intención era ir a “Dalmacia” pero, lamentablemente, cuando llegamos ya estaban cerrando. No era tan tarde. El mozo nos explicó que cerraban normalmente a las 2:00 am pero, si veían que no había público, cerraban antes.  Casi sin pensarlo nos fuimos para Barranco y ahí decidimos entrar a “Picas”.

Lindo lugar y con algo de gente, a pesar de ser un Lunes, claro que la mayoría de los que estaba en ese momento solo estaban tomándose unos tragos y nada de comida. Me contaron que antes la decoración era más simpática, en base a cosas recicladas. Ahora es más bien todo en madera rústica.

Quisimos comenzar pidiendo un Pisco Sour y para desconcierto de todos, el mozo nos dijo que no podía ser porque el Barman ya se había retirado.  Y yo, que venía saturada de vino argentino, vinos que tienen mi más profunda admiración por la calidad y variedad, quería tomarme un Pisco Sour.  En vista de las pocas opciones que teníamos para elegir, nos pedimos un delicioso vino argentino, un Terrazas Malbec 2008, cuyo precio guardaba cierta coherencia con el que tiene en su País de origen, cosa que no sucede con la mayoría, lo que merecerá un posteo específico.

Como piqueo pedimos unas  “Cucharitas de Causa con Chicharrón de Anchoveta”  que estaban correctas pero que no provocaron exclamaciones, más que la novedad de la Anchoveta en chicharrón.  Después vinieron unos Montaditos de Lomo Saltado, una especie de bruschetas pero montadas con Lomo Saltado, huevito de codorniz y papas al hilo por encima. Estaban ricos pero les faltaba el saborcito a ahumado que se genera al prepararlo. Como platos fuertes pedimos un Arroz con Pato, estilo Chiclayo, y un Lomo Saltado tradicional. Ambos estuvieron bien.

Sigue leyendo