Para cabaña, La Cabaña.

Cuando uno imagina Buenos Aires gastronómica, lo primero que se le viene a la cabeza, es un buen trozo de carne a la parrilla con una copa de vino y cuando el turista pregunta cuál es la mejor parrilla de Buenos Aires, casi todas las agencias de turismo recomiendan Cabaña Las Lilas.  En un momento yo fui turista en Buenos Aires y también me llevaron a ese lugar, del que nunca salí tan admirada como se suponía, por las elogiosas recomendaciones. Mozos apurados y carnes que no llegan a la mesa en el punto que uno pidió, son algunos de los puntos en contra. La verdad es que lo sentía como cualquier lugar bueno de Puerto Madero, pero sinceramente comía mucho más rico en Estilo Campo y la atención era incluso superior.

Tuve la oportunidad de ir a Cabaña Las Lilas en varias oportunidades seguidas en estos últimos meses, hasta que la última decidí no volver y por el contrario decidí investigar La Cabaña, un restaurante que fue ícono de la gastronomía argentina y punto obligado en el que se agasajaba a personalidades y mandatarios extranjeros.

Me cuentan que La Cabaña -la histórica – funcionaba en una mansión cerca del Congreso, sobre la Avenida Entre Ríos, pasando unos metros la Av. Belgrano. Su estilo representaba fielmente a la Argentina opulenta de las vacas gordas, que a principios de siglo maravillaba al mundo con la riqueza que brotaba de la pampa húmeda. Un océano de humus donde crecía todo lo que se sembraba, en los tiempos en que Europa se desangraba en guerras y demandaba alimentos a cualquier precio. La puerta señorial y maciza, estaba flanqueada por dos vaquillonas Hereford y custodiada por portero de levita. El hall de entrada estaba flanqueado por un vidriera que a todo lo largo exhibía las medias reses de Shorton, Hereford y Aberdeen Angus. Las mesas, enormes, redondas, macisas, bien separadas unas de otras, tanto que casi se comía en privado. Los cortes de carne eran obscenos, por su suntuosidad, tamaño y calidad. La vajilla, inolvidable. Y el servicio de un nivel irreproducible en esta ciudad, donde el cliente jamás se siente abrumado por la calidad de la atención.

Esta versión de La Cabaña no tiene nada que ver con aquella. Después de haber cerrado sus puertas en 1966, el restaurante de Don Francisco Lapietra estuvo cerrado hasta que fue adquirido Orient Express Hotels, que compró el nombre y algunos elementos.

Ese primer intento de resucitar La Cabaña, se fincó en un local en la calle Rodríguez Peña, en el barrio de La Recoleta, pero mereció muchas críticas. Quizás pesó demasiado el recuerdo y la comparación con el emblemático restaurante original, pero lo cierto es que la mayoría salía decepcionada. Le criticaban el ambiente, la atención, el precio y hasta la comida.

Años más tarde el restaurante volvió a manos argentinas. Probablemente por aquella experiencia, la reapertura en Puerto Madero no despertó tantas expectativas. Sin embargo, sin llegar a ser lo que fue, porque eso es imposible en la realidad actual de la Argentina, este nuevo restaurante La Cabaña es lo que más se parece a aquel lugar histórico de Buenos Aires que recibió al Príncipe de Gales y al Príncipe de Asturias; a Charles De Gaulle y a Richard Nixon; a Sofía Loren y a Vittorio Gassman; a Louis Armstrong y a Charles Aznavour; a María Callas y a Igor Stravinsky; y a todas las celebridades que pisaron esta ciudad desde 1935 en adelante y que, por supuesto, también era el preferido de los porteños. Dicen que cuando alguien apostaba una cena y dejaba abierta la elección del lugar, era un clásico que el ganador eligiera La Cabaña.

Parrillas buenas hay muchas en Buenos Aires -mis amigos porteños no están tan seguros de esto – pero que reúnan calidad en comida, atención y ambiente, no las hay tantas. La experiencia fue tan agradable y quedé tan conforme, que volví pronto y acá viene la selección de fotos para que puedan, por lo menos, ver de qué les hablo.

El lugar es elegante y sobrio, teniendo en cuenta que es una parrilla, con muchos muebles y cosas que se conservan desde la primera época. Mesas amplias con sillas cómodas. Tanto el interior como la terraza son muy acogedores.  La atención de los mozos es inmejorable y los detalles están presentes en todo momento.

Como recepción al sentarse en la mesa ofrecen unos minis.  Una empanada, cuadradito de tortilla de papa y choripán caprese, exquisitos los tres.

Pedimos una provoleta y una Rueda de Achuras que traía Mollejas, Riñones, Chorizo y Morcilla. Delicioso.

Luego una Entraña y Asado de tira, acompañados de papas soufflé y ensalada verde. Todo espectacular y al punto solicitado.

De postre fueron una Delicia de Dulce de Leche (Creeme Brulee, Mini Rogel, Parfait con base de coco)  y una  Degustación de postres (Panqueque de dulce de leche, flan casero, rifle de limón con frutillas a la pimienta y  Tarta toffee de frutos secos y chocolate).

Finalmente el café -cortesía de la casa – vino acompañado de unos riquísimos alfajorcitos de maicena y unas delicadas trufas.

Esta es una parrilla que recomiendo y que consumo porque suma calidad y no pierde la esencia de parrilla .

http://www.lacabanabuenosaires.com.ar/

13 comentarios

  1. A proposito Katia, en que punto te gusta la carne. Me acuerdo de la primera vez que llegue a este pais y probe un corte fenomenal a lo mas crudo posible. No sabia hasta ese entonces lo que me estaba perdiendo.

    Lo triste es que ya no como mucha carne de res por razones medicas pero de vez en cuando me doy un gusto. Provecho

    • Jugosa, como se debe, aunque la mayoría de los argentinos se nieguen y prefieran comerla a punto, los expertos dicen que hay que comerla jugosa y tienen razón. Los términos varían de acuerdo a cada lugar así que hay que tener cuidado.
      Yo no soy muy carnívora pero acá es imposible no darse estos gustos.
      Gracias!
      PD: tus hijos cada día mas lindos!!!!

      • Si! Mi enano es para comer a besos y es muy quisquillozo. Lo aprietas y se rie a gritos, pero despues vuelve por mas. Mi princesa es una version miniatura de su mami.

        Estoy tratando de llevarlos al Peru este verano para que gozen de la familia, la playa, y la rica cominda.

        Saludos

        PD. Esta muy mono tu perro. Si yo lo saco a caminar por la ciudad sera un completo ‘chick magnet’

  2. Tienes toda la razón, la cena fué espectacular todo delicioso y la atención de primera, cuando vuelva a Buenos Aires, iré de todas maneras.

    • TE EXTRAÑO!!!!!!!!!!!!!!

  3. Creo que es un reto muy grande tomar el nombre de un clásico porque siempre te van a comparar. Las probabilidades son que el clásico gane, ¿no?
    Me intriga esa foto con los dos platos, la tercera. Uno de los platos parece que estuviera volando.😀

    • Reto difícil pero nunca imposible, sino mira este caso donde salen tan bien parados.
      Son dos fotos juntas sin dejar espacio…quedó medio loco🙂

  4. Yo siempre me voy a quejar de la porción, la buena comida siempre debe venir en plato hondo y grande.

    • Te aseguro que era generosa…la porción de entraña que se ve es solo la mitad que compartí con mi mami.
      Mimitos a Elmito!!!

  5. Katia

    Comí una porción de picaña de 300 gms y me dejó muy satisfecho.

    A la salida pasé por Las Lilas y los precios me parecieron un escándalo.

    ¡Gracias por recomendarme La Cabaña!

  6. Hasta esta noche conocí tu blog, quedé gratamente satisfecho y me encanto tu entrada acerca del programa “Trocca alla Fontán”, que ya va por su segunda temporada por cierto, pero me pareció estupenda y opino lo mismo que plasmaste en tu post. espero sigamos en contacto de aquí en adelante y te envío un gran agrazo desde Colombia. Espero poder agregarte a mis contactos en Facebook o Google+

  7. Ya está nevando y no hay noticias de ti.

    • Eres tan gracioso!!! pero tienes toda la razón….este año que viene Hipólito ya está mas grande y no necesita tanta atención….vendré recargada??!! jaja Igual, uno antes de fin de año es un hecho!!!!
      Mimitos a Elmito que debe estar listo para ir al colegio jajaja


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s